¿Falta mucho para que los noticieros dejen de ponerle violines a las muertes trágicas?