Estado ausente, organización irresponsable, codicia infinita y pulsión de muerte. Como si Cromañón no hubiera pasado.