Interesante afirmación viniendo de un pornógrafo.