Un abrazo virtual, entonces, a todos los que, como este que aquí escribe, son hijos únicos, porque ninguno de esta noble estirpe ha podido escapar al siguiente karma infantil:
-¿Tenés hermanos?
-No, soy hijo único.
-Uy, pobreeeeeeee...