Frustración es mojarse el pulgar y no poder sacarle fuego al encendedor para prender una hornalla.