Las publicaciones k del estilo "Macri gato" (y otras más elaboradas) no hacen más que orientar las simpatías no militantes hacia el mentado felino. Expándase al resto del cuerpo social, trasládese a las urnas, y se obtendrá el resultado de las próximas elecciones.