Érase una vez un FAKTOR al que los hombres llamaron... FELLATIO.